bebe baño

¿Cómo conseguir que le guste bañarse?

A muchos niños no les gusta bañarse al principio. Ese momento del día puede haberse convertido, en sus cabecitas, en una experiencia casi traumática.

Quizás el agua estuvo demasiada fría o demasiado caliente. Quizás temen que el jabón o el champú les lastimen los ojos o se les meta en la nariz. A lo mejor el baño simplemente es para ellos una actividad aburrida y tediosa, impuesta por sus padres, y que  interrumpe sus juegos en el mejor momento.

Algunos psiquiatras infantiles han dicho que, incluso, los niños más pequeños, pueden desarrollar un miedo inexplicable a irse por el desagüe. En cualquiera de estos casos, la limpieza e higiene de tu hijo es imprescindible, así es que necesario encontrar la forma de que le guste bañarse.

 

Haz que sea divertido

Puedes convencer a tu hijo que el baño es una actividad tan divertida como jugar con algún juguete o corretear en el parque. Convertir el agua y el jabón de la bañera en una experiencia única y entretenida es algo que lograrás, siempre y cuando lo hagas de la forma correcta.

El primer consejo es no empezar abruptamente. Comienza haciendo que tu niño toque con sus manos o pies el agua. Déjalo que se divierta chapoteando o haciendo círculos.  Más adelante, llénale su antigua bañera de bebé y proponle que se meta dentro. Siéntate junto a él y ríe y juega, como si se tratara de un pasatiempo más.

Un poco después, podrás conseguir que la bañera de los adultos se vea tan divertida o más que la del pequeño. Cuando logres que se interese (recuerda, en todos los casos, nunca presionarlo si no quiere), puedes llenarle también la bañera con juguetes o geles de baño coloridos.  Lo más probable es que ya para ese entonces bañarse haya adquirido un nuevo matiz para él.

Más adelante, podrás conseguir incluso que se bañe por sí mismo. Sin embargo, nunca debes dejar a tu bebé solo en presencia de cualquier cantidad de agua. La supervisión es esencial para su seguridad.